Peligrosa obsesion



La verdad no se por que, siempre desde chico cuando escuchaba el ruido de un jet pasar por casa (vivo relativamente cerca de Ezeiza) salia al patio y los veía. Imaginaba cosas sobre quien iba en ese avión, que cosas pesaban ahi arriba, que cosas hacia la gente que estaba volando o simplemente cuantas personas se iban de vacaciones o volvían a sus hogares.

Tal era mi fanatismo en esa época que me puse a pensar e investigar a donde iban esos aviones. Sabia que si tipo 2 o 3 de la tarde pasaba algún avión grande seguramente era alguna que cubría las rutas a Europa. En cambio si era uno chico era alguno que iba o venia de Uruguay o Brasil.Mas de una vez me enojaba cuando pasaban altos y no podía distingir de que compañía eran.

Era tal la obsesión que tenia que cuando estaba solo en casa me ponía a jugar al avión. Si al leer esto piensan que ya de chico me faltaban un par de jugadores en la cancha lean este post donde comento uno de mis clásicos juegos de la infancia cuando venían mis primos a casa.

El juego era muy básico: yo era el azafato (nunca el piloto, eso era muy de hombrecito y yo en esa época ya pintaba para ser un gay en potencia) e iba por el supuesto pasillo del avión sirviendo el catering en unos platos de plástico que habían sobrado de algún cumpleaños.

Mis pasajeros eran los sifones de vidrio de Ivess, que con el tiempo fueron reemplazados por muñecas de mi hermana y algún que otro muñeco que alguna tía o madrina me regalo pensando que los iba a usar para jugar a las peleas (que equivocadas que estaban por dios) a los cuales yo recibía uno por uno e iba ubicando en los distintos asientos. El avión iba variando. A veces era la escalera del patio, la misma de donde me caí cuando apenas había comenzado a caminar, y otras veces era una fila de sillitas de madera de un juego que le habían regalado a mi hermana.

También tenia un uniforme: una funda de almohada con flores anaranjadas en el cuello como si fuera un pañuelo, alpargatas de yute blancas y lo mas bizarro de todo: la tapa de una caja de pieza redonda (a la cual le hice un agujero en el centro) como sombrero.

y si,no era muy normal lo mio, no hace falta que me lo digan.

Pero por lo menos era feliz.

7 comentaron:

Krocita dijo...

Que tierno. No puedo creer leer esto de la misma persona que me hizo ver como un dr extraía un pepino de un ano, jajajajaja.
Y a mi me parecio muy normal, hasta lo del azafato, eso si, el atuendo no era muy apropiado que digamos.

gallega dijo...

BUENOS DIAS JAVIER AMIGO!!!!!PORQUE NO ERES NORMAL,SI QUE LO ERAS Y ERES!!!!YO TE VEO ARTISTA!!!!!

Julia dijo...

Tiene razón la Gallega, a esa edad ya pintabas para artista.

Yo hacía cosas parecidas pero lo mío era la música (baile y canto), algún día contaré cómo me disfrazaba jajaja!!

gallega dijo...

BUENOS DIAS JAVIER AMIGO!!!!!!

La Mascarada dijo...

Es que Javis es un dulce!!!

Lo de la ropa...estás seguro che?

penelope dijo...

jajajaja!! que buen recuerdo Javi.

me hiciste rememorar cuando yo jugaba al colectivo, pero no era la que conducia, era una pasajera, y sacaba las sillas del comedor y de la cicina al patio y alli armaba los asientos.

y si no viajaba en taxi, usando menos sillas y tambien tenia mi coche propio subiendome al carrito de las muñecas.


era medio aparato, pero me gustaba.

penelope dijo...

y al igual que Julia adoraba disfrazarme , hasta le usaba el vestido de novia de mi mama que lo tenia guardado dentro de una valija!

me encantaba disfrazarme de dama antigua o de princesa!